Reseña de Astérix. De la A a la Z

por Tata | 4 de diciembre de 2017
El mundo de Astérix y Obélix representa todo lo que la mayoría de los lectores conocen de los galos, desde que en el verano de 1959 René Goscinny y el dibujante Albert Uderzo los eligieran para protagonizar el primer número del semanario Pilote.

Aunque, históricamente, el enfrentamiento entre galos y romanos se remonta al siglo IV a.C., la acción de los cómics estaría datada a mediados del siglo I a.C., cuando el todavía procónsul Cayo Julio César decide intervenir en la Galia. Afortunadamente para él, nunca tuvo que enfrentarse a todos los galos en bloque y aprovechó su experiencia para explotar hábilmente las divisiones entre los distintos pueblos.

Las aventuras de Astérix y Obélix fueron un éxito inmediato. Se han vendido más de 350 millones de ejemplares y se han traducido a 111 lenguas. La trascendencia de estos entrañables personajes ha sido tal que, en 2013, la Biblioteca Nacional de Francia organizó una exposición, a partir de las 120 planchas originales donadas por Albert Uderzo, y materiales de editores, museos y diversos coleccionistas y cuyo catálogo es la base de este volumen. Incluye 200 ilustraciones en color y 60 términos, ordenados alfabéticamente, sobre temas relacionados con la creación y la larga vida de los cómics: biografías de sus autores y protagonistas, anécdotas, secretos, grafismos, traducciones, influencias… toda la información y curiosidades que cualquier aficionado querría conocer sobre este beligerante pueblo recreado por René Goscinny.

Sin embargo, entre sus páginas apenas encontramos alguna referencia a Vercingétorix, el histórico príncipe arverno que, según las fuentes, se puso al frente de una amplia confederación de galos y derrotó a los romanos en varias ocasiones. Sus palabras, transcritas por César, son un desesperado intento de unificar fuerzas frente a Roma: “La Galia unida /formando una sola nación/ animada por un mismo espíritu/ puede desafiar al Universo”. Un sueño que se desvaneció en el momento en que él mismo rinde Alesia, donde había sido sitiado, y entrega sus armas a César.

Aquí terminó la resistencia de los galos. Sin embargo, René Goscinny y Albert Uderzo se empeñaron en resucitarlos una y otra vez con divertidas aventuras. “Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¡Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía…”
Reseña realizada por Tata
El copyright de las imágenes de cada cómic o serie pertenecen a las correspondientes productoras y/o distribuidoras.