Reseña de Príncipe valiente #1. 1937-1938

por Alma con letras | 9 de diciembre de 2018
Hablar de Príncipe Valiente de Harold Foster es hablar del mayor hito en la historia del noveno arte.

Foster traspasó las fronteras del medio y fue pionero en jugar con nuevas formas de narración y romper la composición clásica de las tiras de prensa.

En Val el lector encontrará un personaje con el que se puede identificar a la perfección, porque en definitiva la vida de éste príncipe pobre es como la de todos nosotros: crecer, sufrir los primeros reveses de la vida, aprender a sobrevivir en un entorno hostil... Es la primera serie en adoptar la morfología de novela río: personajes que van y vienen, paso del tiempo, evolución del protagonista... Al ser viñetas acompañadas de texto en forma de sinopsis sin diálogos directos puede dar impresión de ser lento o monótono y nada más lejos de la realidad.
Es una lectura muy ágil, o al menos lo ha sido para mí.

Imagen


Éste primer ciclo se encuadra en los mitos artúricos (temática que me encanta) lo cual me ha hecho disfrutarlo aún más si cabe.

Y del arte no puedo decir más que es probablemente el dibujo más bonito en cómic que haya podido ver.

Felicitar a Dolmen por la maravilla de edición en tamaño absolute (aunque problemática para la estantería) con una reproducción de planchas impecable y el gran detalle de un enorme póster de la lucha en el puente, una de las viñetas más espectaculares de la historia del cómic.
Un imprescindible para todo amante del tebeo.

Imagen
Reseña realizada por Alma con letras
El copyright de las imágenes de cada cómic o serie pertenecen a las correspondientes productoras y/o distribuidoras.