Reseña de Aquaman: Primera Temporada – Aguas silenciosas

por Juan Carlos García | 31 de julio de 2020
Hacía bastante tiempo que no hablaba nada de uno de mis personajes favoritos y a la vista de que estamos en pleno verano, uno de los más raros que vamos a vivir, creo que es buen momento traer de vuelta a una de las series que Ecc ediciones ha decidido pasar al formato de “Primera temporada”, Aquaman. Este nuevo formato se realiza en entregas con un periodicidad cercana a la anual. Pero claro, no es que nos den dos o tres números de la serie del personaje por año, es más bien el recopilatorio de casi todo lo que saldría en un año, por lo que la cantidad sigue siendo la misma, lo único que varía es el formato y la edición. Creo que es una buena iniciativa, sobretodo para aquellas series que tienen una mayor dificultad de ventas, creo que puede ser muy beneficioso a la larga.

Pero bueno, no he venido a hablar de ediciones (cosa que me gustaría, no os voy a engañar) sino de la etapa de la autora Kelly Sue DeConnick en Aquaman. Cuando saltó la noticia de que esta autora se iba a hacer cargo de la serie me alegré. La etapa de Dan Abnett durante Renacimiento ha sido aceptable, no vamos a tirar cohetes, pero ha sido muy consistente, con sus más y sus menos y la llegada temporal de ciertos súper artistas ha hecho que la serie no haya sido un fracaso. En absoluto, de hecho, diría que ha añadido cosas interesante a este mundo de Aquaman, solo tenemos que ver el statu quo de Atlantis y de la misma Mera durante esta serie, muy interesante. Pero claro, DC ha tenido un bombazo de película del personaje, por lo que era necesario que llegara un súper autor con un buen equipo artístico a la espalda para dar al personaje y a los lectores un buen punto de entrada para consumir más del personaje. Y el resultado ha sido… Muy bueno (¿?).
Imagen

Vayamos por partes, porque quiero hablar como siempre, desde mi más sincero punto de vista. Aquaman siempre ha sido un personaje que ha estado a falta de ventas. Si, ha tenido sagas muy conocidas como La Muerte de un Príncipe o en Busca de Mera, pero son historias de pocos números dentro de un mar de volúmenes y de series del personaje que han navegado durante 80 años en la editorial (veis lo que he hecho?). Por lo que a mi gusto respecta, el punto álgido de la carrera de Aquaman llegó con Geoff Johns, no creo que haga falta que os comente lo mucho que me gusta y gusta esta gran etapa, pero si tenéis curiosidad de leer mi opinión, solo tenéis que buscar en las reseñas esta etapa, la tengo entera reseñada.

Bueno, venga, vamos a hablar de la nueva etapa del personaje.
Imagen

Pues nos plantea un comienzo desde 0, no un reboot, sino el inicio de una nueva trama en la que nos encontramos con un Arthur sin recuerdos, arrebatados por el oleaje y encallado en una isla llena de secretos por descubrir separada de la civilización. Durante toda su estancia en la isla Kelly Sue va a tratar de mover muchas fichas para que el/la lector vaya descubriendo poco a poco quienes son estas personas que se encuentran en la isla, si son una amenaza o si son unos aliados, nos va a ir dando píldoras de lo que le ha ocurrido a Arthur y el por qué no recuerda nada. Todo a la vez que crea toda una cosmogonía de dioses del océano que se vinculan de forma muy orgánica al mundo de Aquaman. El tomo de Ecc termina en mitad del segundo arco argumental, pero para mi gusto funciona perfectamente como cliffhanger, así que así que no dejéis esta serie por lo que más queráis.

Por cierto, no he hablado del apartado artístico, lo único que tengo que decir es que Robson Rocha y Viktor Bogdanovic cumplen a la perfección, de hecho, la caracterización de personajes y criaturas mitológicas del primero son alucinantes, llena de detalles que hace a uno fijarse bien en las dobles páginas. Es un equipo artístico de lujo y si no lo creéis, el tiempo nos lo dirá.
Reseña realizada por Juan Carlos García
El copyright de las imágenes de cada cómic o serie pertenecen a las correspondientes productoras y/o distribuidoras.