Reseña de Lovecraft y los mitos de Ctuhulhu

por Tata | 3 de febrero de 2021
El exlibris de Lovecraft, tal y como se recoge en este libro, representa una puerta entreabierta. Una puerta de una casa antigua que invita a pasar, a un espacio del que solo percibimos oscuridad. Podría ser el escenario de cualquiera de sus narraciones, un contexto familiar pero a la vez inquietante, que esconde secretos, pero en el que libremente decidimos sumergirnos. Esta imagen de Talman es también una excelente carta de presentación para las publicaciones de Graphiclassic. Representa la vocación de precisión, de documentación de sus textos, que recogen hasta el exlibris del maestro. Y su decidida apuesta por la imagen, en todas sus formas.

Esta revista, de casi 300 páginas, es un homenaje a Lovecraft, a sus mundos, sus miedos, sus monstruos… abordado desde distintas perspectivas, las que aportan cada uno de los numerosos participantes. Afamados escritores, ilustradores consagrados y profesionales que, desde distintos ámbitos (editores periodistas, gestores culturales, musicólogos, psiquiatras, historiadores…) profundizan en algún aspecto de la vida del “visionario de Providence” para conformar un retrato poliédrico, como ya hicieron con autores de la envergadura de Julio Verne, H.G. Wells, y obras tan paradigmáticas como La isla del tesoro o Moby Dick.

Es un formato muy atractivo, pensado para sumergirse de lleno en la obra y en la vida de Lovecraft. Partiendo de su biografía, marcada por una ilimitada curiosidad, gran imaginación y pasión por los libros, en sus páginas se desgranan sus universos, de límites difusos, los personajes y monstruos que los habitan, con especial atención a los Mitos de Chulhu, quizás su obra más conocida, para terminar analizando su enorme repercusión y su permanencia en el imaginario de ya varias generaciones. A pesar de que fue, ante todo, un maestro de la narrativa fantástica, aquí se abordan otros aspectos, además de los tradicionales. Por ejemplo, Luis Alberto de Cuenca valora su dimensión como poeta. O Antonio Molina Foix explora su faceta de bibliófilo, compilando los libros reseñados en su obra, desde clásicos greco-romanos a sus admirados Allan Poe o Lord Dunsany, libros históricos e incluso libros imaginarios de los cuales el Necronomicón es el más famoso.

Junto con los textos, de enorme originalidad e interés, el punto fuerte de la revista son las ilustraciones. El carácter tan imaginativo de este autor admite todo tipo de visiones, de interpretaciones, de imágenes y otorga total libertad a los dibujantes para recrear un universo plagado de seres nunca antes descritos, de fenómenos aparentemente inexplicables, más allá de nuestros sentidos, donde se mezcla la realidad y la ficción, el sueño y las reflexiones. Así que, junto a fotografías y grabados de la época, numerosas ilustraciones recrean gráficamente unos relatos que desafían la lógica y la razón de nuestro mundo.

Para ello cuentan con un elenco de excelentes dibujantes, como Borja Pindado, Judit Morales, Adrià Gòdia, Fernando Vicente, Javier Olivares. Algunos de los cuales ya han trabajado en obras de este autor, como Esteban Maroto. Entre los escritores, encontramos la firma de Rafael Llopis, Alejandro Jodorowsky, Pily Barba, Juan Antonio Molina Foix, Inés Mendoza, Luis Alberto de Cuenca, Francisco Torres Oliver, Esther Peñas, Francisco Arellano Selma, Pedro Angosto, Luis Pérez Ochando, Tomás Marco Luis Conde Javier Coria Ruben Lardin, dirigidos por Carlos Uriondo. Juntos han elaborado una verdadera joya para los incondicionales de la ciencia ficción, del género de terror y de Lovecraft en particular. A través de sus imprevisibles relatos, nos invita a reflexionar sobre los límites de nuestra percepción y explorar las fronteras de nuestro mundo, con posibles puertas abiertas a otros. Este volumen, con notas y con bibliografía, es una invitación a deleitarse y disfrutarlos, a perderse en las profundidades oceánicas o en los valles inaccesibles, apelando a nuestro sentido más ancestral, el miedo.
Reseña realizada por Tata
El copyright de las imágenes de cada cómic o serie pertenecen a las correspondientes productoras y/o distribuidoras.